“El Tango es un pensamiento triste que se baila”
(según Enrique Santos Discépolo compositor argentino)

 

EL TANGO, la música que interpreta y traduce el sentir popular de los rioplatenses, nació al influjo de ritmos foráneos que fueron llegando a los puertos de Argentina y Uruguay a lo largo del siglo XIX Los barcos procedentes del exterior trajeron a Buenos Aires la polca, la mazurka, la habanera, el tango andaluz, el chotis, la zarzuela y diversos ritmos africanos, surgiendo-como primera expresión musical autóctona- la milonga criolla, aquella que cantaban los trovadores en medio de las luchas intestinas que sucedieron a la Revolución de Mayo, incorporandos e más tarde el cancionero sustentador de las fiestas y bailes de campo, cobrando vida el folklore argentino con las primeras vidalitas, cifras, cielitos, estilos y malambos, derivando luego en las zambas, gatos, cuecas y chacareras del siglo XX

El baile seria, entonces, el elemento dinamizador de la música ciudadana, dado que el tango nació en el suburbio y se convirtió rápidamente en un vehículo idóneo para el acercamiento y el contacto físico de hombres y mujeres del arrabal, especialmente de las zonas portuarias de ambas márgenes del Río de la Plata.

Pido permiso señores
que éste tango… éste tango habla por mí
y mi voz entre sus sones dirá
dirá por qué canto así
porque cuando pibe (niño)
porque cuando pibe me acunaba en tango la canción materna
pa’ llamar el sueño
y escuché el rezongo de los bandoneones bajo el emparrado de mi patio viejo
porque vi el desfile de las inclemencias
con mis pobres ojos llorosos y abiertos
y en la triste pieza de mis buenos viejos
cantó la pobreza su canción de invierno
y yo me hice en tangos
me fui modelando en barro, en miseria
en las amarguras que da la pobreza
en llantos de madre
en la rebeldía del que es fuerte y tiene que cruzar los brazos
cuando el hambre viene
y yo me hice en tangos porque…¡porque el tango es macho!
¡porque el tango es fuerte!
tiene olor a vida
tiene gusto… a muerte
porque quise mucho, y porque me engañaron
y pasé la vida masticando sueños
porque soy un árbol que nunca dio frutos
porque soy un perro que no tiene dueño
porque tengo odios que nunca los digo
porque cuando quiero, porque cuando quiero me desangro en besos
porque quise mucho, y no me han querido
por eso, canto tan triste…
¡por eso!”
(Versos intr. de La Cumparsita)

El tango es un baile lleno de sensualidad que nació durante la década de 1800 en las zonas menos favorecidas de Buenos Aires, Argentina. Luego irrumpió en los grandes salones de la capital argentina.
El movimiento elegante y apasionado del tango muestra la exótica mezcla cultural de estos primeros bailarines de tango. Las melodías solemnes de esta música ofrecen al oyente un vistazo a las vidas de los primeros inmigrantes argentinos.
El tango continuó su expansión y a principios del siglo XX se convirtió en una sensación por toda Europa y los Estados Unidos. La edad de oro de Argentina (1930-1950), un período marcado por la prosperidad del país, fue testigo de una explosión de la popularidad y nuevos estilos del tango argentino.

En la década de los 80 el tango obtuvo más popularidad por el reconocimiento internacional a través de varias películas de Hollywood. Hoy en día, en todo el mundo se han abierto escuelas de tango y en 2009 la UNESCO lo incluyó en su lista de patrimonio inmaterial mundial.
El 11 de diciembre se celebra el Día Nacional del Tango, instaurado desde 1977, en conmemoración a las fechas de nacimiento de dos de los exponentes más importantes de la historia del tango, Carlos Gardel y Julio De Caro.Este tipo de baile que atravesó barreras sociales en Buenos Aires y las fronteras internacionales de todo el mundo tiene una amplia variedad de estilos. Los diferentes tipos de tango dibujan formas diferentes en el suelo, ya que se adaptan a los diferentes lugares. Las parejas también se abrazan de forma diferente dependiendo del estilo. En algunos estilos, los bailarines se abrazan en forma de V, en otros en una forma cuadrada, algunos estilos piden un abrazo más estrecho y otros necesitan un abrazo abierto.
No importa cuál sea el estilo, el tango siempre apela a los sentidos y crea un vínculo entre los bailarines. Perdidos en el movimiento armónico y tacto suave, los bailarines de tango de todo el mundo se han enamorado en la pista de baile de sus parejas, y del baile en sí mismo, y han tangueado su camino en un mundo de pasión que se debe experimentar para comprenderlo.
¿Te gustaría bailarlo?

Fuentes:
-NATIONAL GEOGRAPHIC EN ESPAÑOL.

Revista Notas Musicales

PUBLICACION TRIMESTRAL DE LA CATEDRA LIBRE “HISTORIA DE LA MÚSICA POPULAR HISPANOAMERICANA

Impactos: 12

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Translate »